Suplementos para aumentar la potencia sexual

La impotencia puede traducirse en disfunción sexual ocasional o en la ausencia total de erección debido a diversas y complejas causas de origen psicológico y/o fisiológico. La impotencia es un problema muy común que afecta a muchos hombres por lo menos una vez en la vida. Por ello su tratamiento o prevención es de gran importancia para la salud sexual de los hombres.

A continuación, os presentamos los suplementos más buscados en el mercado para aumentar la potencia y el deseo sexual. Todos naturales y sin efectos secundarios.

TRIBULUS TERRESTRIS

El Tribulus terrestris es una planta de la familia de las Zigofiláceas (Zygophyllaceae) que crece en algunas regiones tropicales y templadas al sur de Europa y Asia y que forma parte de la medicina tradicional china e india.

Algunos estudios científicos han demostrado que el tríbulus incrementa de forma significativa los niveles de testosterona y de la hormona luteinizante, que favorece la producción de testosterona [*1], [*2], [*3], lo que se traduce en un aumento del vigor de la actividad sexual y de la frecuencia y fuerza de las erecciones. Esto se debe a que la testosterona es la hormona responsable del desarrollo de las características masculinas, como la función y el rendimiento sexual.

En el caso de que sufras hipertensión o algún tipo de cardiopatía, solo debes usar Tribulus terrestris bajo seguimiento médico.

BAYAS DE GOJI

El goji es un arbusto que crece en las montañas del Himalaya, en el Tíbet. Sus bayas son muy apreciadas debido a su extraordinario sabor y a su gran valor nutricional.

Según los estudios científicos, el goji aumenta la libido y el rendimiento sexual, lo que favorece la fertilidad. Un análisis de los polisacáridos presentes en el Lycium barbarum (nombre científico del goji) demostró que combaten los daños testiculares provocados por el exceso de calor corporal, incrementan los niveles hormonales y mejoran la calidad y la cantidad del esperma [*4].

GINSENG

El ginseng solo se encuentra en el hemisferio norte (Norteamérica o Asia del este) y se suele usar para tratar la diabetes y la disfunción eréctil, además de como afrodisíaco.

En 2002, un experimento de laboratorio llegó a la conclusión de que el ginseng incrementa la libido y el rendimiento sexual gracias a los efectos que ejerce sobre el sistema nervioso central y los tejidos gonadales [*5]. Los valores (basados en el Índice Internacional de la Función Eréctil) fueron muy superiores en los pacientes tratados con ginseng que en aquellos que recibieron un placebo. Al finalizar el estudio, el 60% de los pacientes afirmaron que el ginseng rojo había aumentado sus erecciones.

L-CARNITINA CON L-ARGININA

La L-arginina es un precursor de óxido nítrico (NO). El NO eleva la actividad de la enzima guanilato ciclasa en las venas, lo que a su vez incrementa la concentración de guanosín monofosfato cíclico (CGMP). El CGMP ayuda a relajar las venas y es uno de los componentes principales de muchos productos que estimulan la erección.

La carnitina, combinada o no con niacina, aumenta la combustión de los ácidos grasos en las células, lo que hace que se produzcan menos radicales libres y que las venas se vuelvan más flexibles, potenciando el efecto de la L-arginina.

Un estudio reciente indicó que el consumo de 250 mg diarios de L-carnitina con 25000 mg de L-arginina mejora la vida sexual. La investigación, realizada por científicos de la Universidad Sapienza, en Roma, se llevó a cabo con 54 hombres de entre 35 y 75 años [*6].

ZMA

Los suplementos de ZMA incluyen cinc, magnesio y vitamina B6. Su principal efecto es incrementar el crecimiento muscular y la producción de testosterona. Estos suplementos se deben consumir con el estómago vacío antes de irse a dormir. Su acción se ve potenciada aún más si se combinan con glutamina y Tribulus terrestris.

Un estudio publicado en 1982 mostró un aumento del 85% en los niveles de testosterona en pacientes con problemas de hígado (que suelen presentar deficiencia de cinc) a los que se les suministraron suplementos durante seis meses [*7]. En 1996, otro estudio reveló que una suplementación de 30 mg diarios de cinc duplicó los niveles de testosterona en los pacientes después de seis meses [*8].

FENOGREGO

El fenogreco se emplea desde hace siglos como especia y como planta medicinal. También se conoce por el nombre de origen árabe “alholva” y es uno de los componentes del curry.

Diversos estudios científicos apuntan que existe una conexión entre el consumo de fenogreco y el aumento de los niveles de testosterona. Recientemente, una investigación australiana comprobó que un grupo de hombres de entre 25 y 52 años que tomó extracto de fenogreco dos veces al día durante seis semanas elevó su libido un 25% en comparación con otro grupo al que se le suministró placebo [*9].

SEXIALIS

Este suplemento contiene un “maletín” muy completo de ingredientes que aumentan la potencia sexual: Epimedium, Muira puama, maca, Tribulus terrestris, Panax ginseng, damiana, ginkgo biloba y cayena.

El epimedium reduce el estrés que, a su vez, tiende a hacer disminuir el apetito sexual [*10]; la muira puama aumenta significativamente la libido y ayuda a mantener la erección [*11].; la maca evita la reducción de la producción de hormonas masculinas [*12].; la damiana se emplea para incrementar los niveles de autoestima; y la cayena mejora la circulación sanguínea.

_______________________________________________________________________________________

REFERENCIAS O NOTAS:
[*1] – Gauthaman, K. & Adaikan, P. & Prasad, R. (2002), Aphrodisiac properties of Tribulus Terrestris extract (Protodioscin) in normal and castrated rats, Life Sciences 9;71(12):1385-96, agosto 2002 (LINK)
[*2] – Gauthaman, K. & Ganesan, A. (2008), The hormonal effects of Tribulus terrestris and its role in the management of male erectile dysfunction–an evaluation using primates, rabbit and rat, Phytomedicine 15(1-2):44-54, enero 2008 (LINK)
[*3] – Milasius, K. & Dadeliene, R. & Skernevicius, J. (2009), The influence of the Tribulus terrestris extract on the parameters of the functional preparedness and athletes’ organism homeostasis, Fiziol Zh. 55(5):89-96, 2009 (LINK)
[*4] – Luo Q., Li Z., Huang X., Yan J., Zhang S., Yi-Zhong C. (2006), Lycium barbarum polysaccharides: Protective effects against heat-induced damage of rat testes and H2O2-induced DNA damage in mouse testicular cells and beneficial effect on sexual behavior and reproductive function of hemicastrated rats, Life Sciences, 79(7):613-662 (LINK)
[*5] Hong B; Ji YH; Hong JH; Nam KY; Ahn TY (2002), A double-blind crossover study evaluating the efficacy of korean red ginseng in patients with erectile dysfunction: a preliminary report, Journal of Urology 2002; 168(5):2070-3 (LINK)
[*6] Gianfrilli D, Lauretta R, Di Dato C, Graziadio C, Pozza C, De Larichaudy J, Giannetta E, Isidori AM, Lenzi A (2011), Propionyl-L-carnitine, L-arginine and niacin in sexual medicine: a nutraceutical approach for erectile dysfunction, Andrologia, 2011 octubre 4 (LINK)
[*7] Sudesh K. et al. (1982), Effect of Oral Zinc Therapy on Gonadal Function in Hemodialysis Patients, Annals of Internal Medicine, vol. 97 no. 3, pp. 357-361 (LINK)
[*8] Prasad AS. (1996), Zinc status and serum testosterone levels of healthy adults, Nutrition 1996 Maio;12(5): pp. 344-8. (LINK)
[*9] Steels E., Rao A., Vitetta, L. (2011), Physiological Aspects of Male Libido Enhanced by Standardized Trigonella foenum-graecum Extract and Mineral Formulation, Phytotherapy Research, Volume 25, Issue 9, pp. 1294–1300, septiembre 2011 (LINK)
[*10] Makarova, M. N. et al (2007), Effect of lipid-based suspension of Epimedium koreanum Nakai extract on sexual behavior in rats, Volume 114, Issue 3, 3 Dezembro 2007, pp. 412–416 (LINK)
[*11] Waynberg, J. e Brewer, S. (2000), Effects of Herbal vX on libido and sexual activity in premenopausal and postmenopausal women, Advances in Therapy, volume 17, 5, pp. 255-262 (LINK)
[*12] Gonzales, G. F. (2003), Effect of Lepidium meyenii (Maca), a root with aphrodisiac and fertility-enhancing properties, on serum reproductive hormone levels in adult healthy men, J Endocrinol enero 1, 2003 176 pp. 163-168 (LINK)
Deja un comentario